Cargando Viento de Oeste
...Soplando...

lunes, 8 de septiembre de 2008

Versos Húmedos II

Rio Matachel
Caminos azules a través del espejo
que enseña a la vida mi alma desnuda
y el cálido abrazo que observa la Luna,
caminos soñados que añoran tus besos.

Cantan mi sino por una noche serena
en que bailan los seres que sienten la piedra.
Jalean hazañas espíritus de hiedra,
Cantan y beben por las ánimas nuevas.

Doblan campanas la muerte de un sueño:
“Dejó amigos, dejó hijos, Fé y templanza.
Fueron largos y felices días de esperanza.
Robaron su vida secuaces del tiempo”

9 comentarios:

Duquesa de Katmandu dijo...

Los seres que sienten la piedra siempre están ahí, no?
Si interpreté bien su poesía, diría que es perfecta.

Beso,

Necio Hutopo dijo...

Yo, tras de mi, sólo quiero dejar mis sombras... Lo demás que hagan como quieran (o buenamente puedan)

Céfiro dijo...

Duquesa, ellos siempre están ahí, pero no bailan con cualquiera.

Hutopo, no es poca cosa dejar una buena ristra de sombras.

Salud.

Bito dijo...

Es muy buena, Céfiro. Especialmente el último párrafo.

Quizás porque a mí también me pica la puñetera en el alma.

Céfiro dijo...

Gracias Bito, aunque puede no parecerlo este es un canto de alegría.

Salud.

Bito dijo...

¿alegría? a mí me había parecido de optimismo.

Céfiro dijo...

Quizá haya algo de optimismo... pero optimismo presente, del que no piensa en futuro ni cree en pasado.

Salud.

JoPo dijo...

ole!! ese arte

expones , ademas unas muyyychulas fotos, lugares preciosos

Céfiro dijo...

Jopo, gracias. Veo que tu también te has animado a mostrar algunas :)

Salud.