Cargando Viento de Oeste
...Soplando...

lunes, 22 de septiembre de 2008

Equinoccio de Septiembre

Se enamoró de él desde el primer momento en que le vio, enseguida supo que quería pasar la eternidad junto a su príncipe, oscuro pero príncipe... no, él era Rey.

Ese aire de chico malo, esa mirada tenebrosa que la había cautivado, ese ardor... Su madre ya debía haberse enterado y, probablemente, tendría un ataque de histeria que dejaría paso a una fría y destructiva cólera, jamás aceptaría a un chico como ese.

Su padre era diferente, un libertino pansexual que disfrutaba con las más extrañas perversiones. Fue él quien los presento, “he conocido a un chico majo” le había dicho.

Huyó con él. Era su vida y tenía derecho a vivirla como quisiera. Bajó al infierno con su Rey, pero la tristeza de su madre asoló la tierra, el mundo se volvió frío y estéril, hasta el Sol se quedó sin fuerzas. La tristeza de una madre a la que han arrebatado lo que más quería estaba destruyendo el mundo.

-Vallamos a ver a tu madre, – propuso el bondadoso señor del inframundo mientras jugueteaba con Cerbero, el cachorrito de tres cabezas –ella lo entenderá.
-No, no lo entenderá – sollozó Perséfone –.Es por mi padre, ella no confía en los hombres por su culpa.
-Yo no soy como Zeus. Yo soy responsable y fiel... pediré a mi amigo Caronte que hable con ella.
-No, yo hablaré con ella. Es mi madre.
-Pero... no te dejará volver.

Cuando Deméter la vio sus ojos se humedecieron por la emoción, rompió a llorar de alegría y sus lágrimas devolvieron la vida a la tierra. Las praderas se llenaron de flores y los árboles dieron fruto. Los osos despertaron y bailaron a su alrededor, todos los seres vivos celebraron el reencuentro. Durante seis meses la felicidad de una madre que ha recuperado a su hijita lleno de luz y amor al mundo.

Perséfone debía volver con Hades y su madre la dejó partir. Deméter sabía que era mentira, todo eso del secuestro y las pepitas de granada... Todo mentira, las madres siempre lo saben. También sabía que la culpa era de Zeus y en adelante se encargaría de hacérselo pagar, Hera la ayudaría.

-Sólo seis meses, madre- Perséfone trato de animarla.
-Cuando tú vuelvas, volverán las flores- sentenció Deméter.






Hoy a las 17:44 hora peninsular española (15:44 UTC) Perséfone volverá al inframundo y Deméter verterá su melancolía sobre nosotros una vez más... Feliz otoño.

A todos los que estéis en el Hemisferio Sur, feliz primavera.

15 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Bueno, una linda manera de anunciar el coso ese del cambio de las estaciones (el dial del fm?), supongo...

Duquesa de Katmandu dijo...

Ahora entiendo que la culpa judía no es sólo propio de las madres (judías)...
Aquí esa madre se vengó de su hija porque está fresco, vea.

Beso de madre culposa

Anna dijo...

Siempre me ha gustado mucho este mito, es curioso, pero, el cambio de estación pone nelancólica a la gente, solo hay que darse un paseo por la blogsfera para verlo... gracias por tu visita a mi blog, eres bienvenido... bicos!

Comandante von Diviesoff dijo...

Así te has pasado al neopaganismo,espero que en su vertiente chamánica, jejeje

Céfiro dijo...

Hutopo, tambien pensé en hablar de los huevos en equilibrio : D

Duquesa, es que la furia materna es una fuerza incontenible.

Anna, todo lo que nos recuerde el paso del tiempo, nos recuerda nuestra propia caducidad.
Tú también eres bienvenida.

Comandante, yo no soy neo-nada. Pagano sí, concretamente politeista animista; y no le hago de menos a druidas o chamanes, siempre y cuando no llamen a mi puerta tratando de convencerme de algo.


Feliz primavera y otoño (coja cada cual el que le corresponda)

JoPo dijo...

bonita fabula ke explica las estaciones.
¿antiguamente solo reconocian 2 estaciones?

Bito dijo...

Ya me imaginaba cual era la historia antes de que dijeses los nombres, me sonaba mucho el argumento, claro, que aun me chocaba lo de la iniciativa propia de la moza, pues en mi historia, como en la de Démeter, había un secuestro por medio.

En fin, a Hares le tocan unos mesecitos de soledad y recogimiento.

Un saludo,

p.d. (y ya que está en estas particulares versiones de la mitología busque la historia de la ninfa Eco (Echo) ya verá como le gustará).

Darkrosalina dijo...

Una preciosa alegoría, nunca la había oido. Es sorprendente la imaginación que llegaban a tener los griegos para explicar cosas como el paso de las estaciones.
¡Gracias por pasar por el jardín!

Dylan dijo...

OH, debería volver a coger el libro de cultura clásica del instituto, han pasado un montón de años, pero la mitología era de lo que más me gustaba. Feliz otoño ^^

The Inner Girl dijo...

Sencillamente precioso. ;)

Céfiro dijo...

Jopo, no, los griegos clásicos tambien reconocían 4 estaciones, pero las emparejaban como los modistos (Primavera-Verano y Otoño-Invierno).
En el mito, el cambio de primavera a verano y de otoño a invierno tiene que ver con la intensidad en los sentimientos de Deméter.

Bito, yo me puedo creer casi cualquier cosa, pero:
Jo, mamá, es que me ha secuestrado el Señor del Inframundo y me a dado una granada para comer... así que no puedo volver.

Como excusa es harto imaginativa, pero no se puede engañar a la Madre Tierra ;).
Respecto a Eco, conozco varias versiones a cual más trágica.

Darkrosalina, en verdad eran inventivos aquellos griegos... y bastante retorcidos.

Me gustó tu jardín, me pasaré por allí de vez en cuando. Estoy deseando que lo llenes de plantas, setas y animalitos varios ;D

Gracias por leerme, vuelve cuando quieras.

Dylan, yo nunca tuve esa asignatura (es que soy de ciencias), pero con mi manía de poner en duda las Versiones Oficiales seguro que la hubiera suspendido.

Eso sí, tengo carnet de biblioteca desde que me alcanza la memoria.

Inner, me alegro que te haya gustado. Quiero intentar que mi parcelita de la blogocosa no se ponga muy triste este otoño :)


Salud y felicidad estacional para todos.

Borrasca dijo...

Céfiro este mito es precioso y te deseo un feliz otoño, pero ¿y a los que estamos en la línea del Ecuador qué nos toca? Ya sé, feliz temporada de lluvias jejejeje

Un beso otoñal

Céfiro dijo...

Borrasca, ¿Ahora os toca la lluvia? pues feliz humedad :)... y perdón por olvidarme de los ecuatoriales y tropicales.

Salud.

Dylan dijo...

Yo también soy de ciencias :P, de hecho estudio veterinaria, pero no me quedó más remedio que cogerme esa o francés.

Céfiro dijo...

Dylan, :D el curioso mundo de las optativas sin opción, que recuerdos.

Al menos la mitología es interesante, no como "Administración y Gestión de Empresas".

Salud.